Estás aquí
Home > negocios > Administración del Tiempo

Administración del Tiempo

AKEMI Magazine

Sugerencias para Optimizar Tu Tiempo

El tiempo es el único recurso no renovable en la vida; jamás podremos recuperar ni siquiera 1 segundo; pasó, lo consumimos y ya… ¡desapareció para siempre!

El drama es que el tiempo se escurre como agua entre las manos y muchas veces nos resulta imposible darnos cuenta de que perdemos una gran cantidad de tiempo en tareas que podríamos descartar o simplificar increíblemente: se dice que el 80% de los resultados son producto del 20% de nuestro trabajo…

Para triunfar en cualquier meta que te hayas propuesto en la vida (en tu profesión, en los negocios o en cualquier cometido), el modo en el que administras tu tiempo es clave para alcanzar tu objetivo.

Es por ello  importante aprender no sólo a ser constante y perseverar en aquello que quieres lograr, sino que además debes ser capaz de aplicar las estrategias ideales que te permitan optimizar tu recurso más valioso; tu tiempo. Esto significa aprovecharlo al máximo, es decir, simplificando y sobre todo, priorizando las tareas que realmente debes realizar.

Toda mujer de negocios debe ocuparse de muchas tareas (empresaria, jefe, socia, madre, esposa, hija, amiga…) y esto puede implicar que a veces nos resulte difícil lograr la concentración necesaria y nos veamos invadidas por un sinfín de distracciones que nos interrumpen y nos distraen constantemente, ya que adicionalmente nuestra “naturaleza” es multitarea!

Es por esta razón que si quieres ver cómo administrar al máximo tu tiempo y hacer que el mismo sea productivo, compartimos contigo algunas sugerencias que te ayudarán a lograr este cometido. Lo principal es comprender que se trata de crear hábitos y rutinas capaces de incrementar tu productividad, en términos de resultados, es decir… ¡en términos de dinero!

Ideas para un tiempo productivo

Planificación. Planificar tu día es fundamental para administrar tu tiempo correctamente, y que realmente sea productivo, como ya dijimos, en términos de resultados económicos.

Lo primero es tener una hoja en blanco para cada día de la semana.  Vas a escribir las 4 o 5 cosas màs importantes que hay que hacer para el día lunes, el martes… y vas a decir porqué son importantes.  Es una tarea que al principio es mejor hacerla el lunes en la mañana, o porque no, el domingo en la tarde; no te toma más de 30 minutos.

Luego cada día evalúas cómo te fue, si hiciste lo que dijiste que ibas a hacer o mejor te dedicaste a tus “amigos/as” en FB, o a esto y a aquello, y aquello, y aquello, que nada tenía que ver.  Al principio es complicado porque no estamos acostumbrados pero poco a poco vamos a aprender a ser consistentes con nosotros mismos; pero no te desanimes, es normal.

Además, aunque no necesario, un excelente tip que puede complementar reside en utilizar un calendario, por ejemplo Google Calendar, y programar en él todas las tareas que debes realizar en el día divididas por periodos de horas.

De este modo – aunque no completes una tarea en el tiempo pactado – cuando llegue el momento de realizar otra tarea, deja de inmediato la que estabas haciendo aunque se encuentre inconclusa, y pasa a la siguiente. Lo que quede incompleto quedará pendiente para el día de mañana.

Te aseguro que esta es una estrategia sumamente útil para que aprendas a adquirir la constancia necesaria determinar tus tareas en el tiempo asignado, y adquirir el hábito tan indispensable del “enfoque”, que como mujeres es nuestro “talón de aquiles”.

Los bloques.  Las primeras horas del día son fundamentales; que de 8 a 12 nada ni nadie te distraiga de lo que realmente tienes que hacer, aquí deben ir las cosas más, más importantes, es decir, las indispensables; es cuando se tiene más energía y concentración, aquí es donde se decide si el día sirvió para algo o no.  Si en ése horario tienes una actividad que no te produzca dinero, por más que te guste, y aunque te duela… ¡abandonala porque hay hobbies que dañan la vida!

Luego del descanso del mediodía vienen las tareas secundarias, que son importantes más no indispensables.

Desde luego que las reuniones con clientes forman parte de la rutina que no se debe posponer pero son cosas un poco mecánicas que no tienen que ver con la planificación estratégica del tiempo, son parte de la vida de la empresa.

Por eso, en lo posible, se deben programar en la tarde.

La importancia de un buen descanso. Cada 2 horas de trabajo tómate un pequeño break de unos 10 a 15 minutos. Entre las actividades que te propongo puedes optar por salir a caminar, estirar las piernas, tomar aire fresco y fundamentalmente es importante que en esos minutos te relajes y te olvides del trabajo.

El correo electrónico Vs la capacidad de atención. Aunque muchas mujeres lo desconocen, el correo electrónico es uno de los principales enemigos del tiempo productivo. La mejor estrategia en este caso es dejar la lectura de tus correos electrónicos para el final del día laboral ya que de esta manera serás capaz de ahorrar una gran cantidad de tiempo y concentrarte en lo que hay que hacer.  Y ni siquiera hablemos de Facebook que es el cáncer de la distracción.

Tu crecimiento y desarrollo personal. Es importante que a diario dediques no menos de una hora a tu crecimiento y desarrollo personal. Por ello programa una hora al día para adquirir conocimiento.

Una excelente estrategia para hacerlo consiste en utilizar el momento en el que realizas actividad física para escuchar cursos o capacitaciones que te interesen en formato de audio, de esta manera, mientras ejercitas tus músculos adquieres conocimiento.

Fija cuáles son tus metas. Esta es otra tarea sumamente importante ya que debes ser capaz de darle prioridad a todo aquello que te ayudará a alcanzar el objetivo que te has propuesto.

Lo ideal es que te fijes metas diarias, semanales y mensuales. Una vez que haya pasado un mes de trabajo analiza y evalúa si has logrado alcanzar los objetivos y metas que te has propuesto.

Espero que estas sugerencias te resulten de utilidad, te aseguro que todo se trata de incorporarlos a tu rutina habitual hasta que los mismos formen parte de tu naturaleza.

Cuando logres esto, verás que tu tiempo productivo mejora increíblemente y podrás optimizar tus tareas de un modo muy simple, aumentando tus conocimientos y logrando los objetivos que te has propuesto.

Similar Articles

Subir