Estás aquí
Home > emprendimiento > Madre Emprendedora

Madre Emprendedora

AKEMI Magazine

¿Cómo Ser Una Madre Emprendedora?

Combinar el trabajo profesional con la maternidad es una preocupación que invade a más de una mujer, fundamentalmente cuando somos madres de niños pequeños que dependen prácticamente de nosotras…

De hecho, la mayor parte de las mujeres que hemos dado a luz, nos encontramos más de una vez ante una dicotomía a la hora de encontrar el equilibrio adecuado entre la maternidad y nuestros propios emprendimientos.

Equilibrar el trabajo y la familia no es una tarea sencilla y es muy fácil caer en el error común de sentir culpa cuando una se encuentra trabajando por no encontrarse con sus hijos.

¿Te ha sucedido alguna vez que mientras estás trabajando sientes que deberías estar con tus hijos y cuando estás con tus hijos sientes que deberías estar en el trabajo?

Si esto te resulta familiar ¡no te preocupes! Créeme que la mayor parte de las madres que trabajan ya sea dentro o fuera de casa, nos sentimos de este modo en algún momento de nuestra vida.

Trabajar por tu cuenta puede ser una excelente solución para terminar definitivamente con ese culpa y además, puede permitirte generar ingresos, pasar más tiempo con sus hijos y sentirte bien sobre el negocio o emprendimiento que has comenzado.

Sugerencias para mamás emprendedoras

Si quieres convertirte en una mamá emprendedora y llevar a cabo tu propia idea de negocios quiero compartir contigo algunos consejos que te ayudarán a alcanzar la meta que te has propuesto y no claudicar a mitad de camino.

Olvídate de obtener ingresos de inmediato.

Muchas mujeres creen que por el simple hecho de montar un negocio o un emprendimiento si no obtienen de inmediato el éxito, han fracasado. No obstante ningún negocio funciona de esta manera, los nuevos emprendimientos no producen ingresos significativos de inmediato.

El funcionamiento y establecimiento de un negocio requiere de tiempo y debes tomarte el tiempo necesario para hacer que las cosas marchen dedicándole a tu trabajo la cantidad de horas necesarias.

No sientas culpa por comenzar un negocio propio.

Este es un error en el que caemos muchas mujeres. Cuando trabajamos sentimos que no le dedicamos a nuestros hijos el tiempo que merecen. Sin embargo, toda mujer necesita tener batallas personales que no tengan que ver con la familia o la educación de los hijos.

El hecho de crear un negocio capaz de mantener a tu familia y generar ingresos, lejos de generar de culpa debe hacer que te sientas orgullosa ya que estás haciendo algo por tu familia.

Por otro lado, si quieres ganar el apoyo de tu familia evita transmitir tu malestar con frases defensivas como “Estoy haciendo todo esto por ti”, ya que esto no hace más que manifiestar tu sensación de culpa y además se la transmites a tus hijos.

En lugar de sentirte mal por aquellas cosas que no estés haciendo, siéntete orgullosa por lo que estás logrando por más que se trate de cosas pequeñas.

Se determinada y tenaz en tus objetivos.

Lejos de ser terca, dominante y orgullosa, debes ser capaz de creer en ti misma y determinarte a cumplir el objetivo que te has propuesto. Haz lo que sea necesario para alcanzar tu meta y no olvides nunca que el hecho de negarse a pedir ayuda no es un signo de fuerza, sino de debilidad.

Cómo actuar cuando en lugar de negocios es el hogar

La llegada de un nuevo integrante a la familia es algo que afecta a toda la familia. Generalmente, como padres buscamos evitar el resentimiento y celos por parte de los hijos mayores haciendo que se sientan importantes e incluidos encontrando para ellos tareas específicas como colaborar con la alimentación, el baño o la búsqueda de un simple chupón perdido en la casa.

Cuando el lugar de negocios es el hogar esto puede generar el mismo estrés que ocasiona la llegada de un nuevo miembro a la casa ya que se trata de algo que ocupa la atención de la madre, la cual cambia las prioridades afectando a todos los miembros de la familia. Todos intentan hacer ajustes y sacrificios a fin de satisfacer las necesidades y las demandas del nuevo “bebé”.

Es por ello, al igual que en el ejemplo del principio, si tienes hijos pequeños una buena idea para evitar que se sienten excluidos de tu nueva ocupación es darle tareas y responsabilidades como pequeños miembros de tu nueva empresa. Puedes darle a los niños papeles para ordenar, sellos o etiquetas que pueden pegar en sobres.

Puedes hacer que ellos diseñan tarjetas de Navidad para tu empresa y; en caso que se trate de adolescentes, puedes hacer que te ayuden realizando búsquedas en Internet, contestando llamadas telefónicas o; si ya conducen, pueden oficiar de mensajeros.

Es importante que incluyas a tu familia en tu nuevo emprendimiento, si no lo haces, por defecto ella se sentirá excluida y amenazada por tus nuevas actividades. Tanto tu tus hijos como tu pareja necesitan saber que ellos son lo más importante en tu vida y una excelente manera de demostrarles cuánto te importan es incluirlos día a día en tareas sencillas involucradas con tu nuevo emprendimiento.

Aprende cuáles son tus límites

Trabajar en casa puede representar una dicotomía: una de las principales ventajas de tener un negocio en casa es que puedes trabajar todo el día en tu hogar sin tener que salir, aunque esto también puede representar un gran inconveniente.

Cuando una trabaja donde vive debe ser capaz de ponerse límites con respecto a horarios y ocupaciones. El hecho de que tengas tu negocio en casa te permite estar más cerca de tus hijos, no obstante, si  te la pasas trabajando, sin dudas descuidarás aquello más importante: tu familia.

No olvides que es precisamente por ellos por quienes has tomado la decisión de crear un emprendimiento en el hogar, de modo que pon un horario límite a tu trabajo y luego pasa tiempo con tu familia.



Similar Articles

Subir