Estás aquí
Home > emprendimiento > Emprendedoras Vs Emprendedores

Emprendedoras Vs Emprendedores

AKEMI Magazine

En los últimos años, los países de habla hispana se destacan por el considerable crecimiento de empresas creadas totalmente por mujeres.

De hecho, el 50% de los nuevos emprendimientos están a cargo de mujeres, animadas por el deseo ferviente de crear su propio negocio, que les proporcione independencia y les permita equilibrar su vida privada con proyectos de negocio.

El perfil de las nuevas emprendedoras está conformado por mujeres de un rango de edad de que oscila los 25 a 45 años, donde alrededor del 30% de ellas tienen títulos de grado, similitud que comparten con los emprendedores hombres, de los cuales el 31% también posee un título de grado.

Pero ¿hay diferencias entre los emprendedores y las mujeres emprendedoras?

Hacer una distinción entre hombres y mujeres emprendedores es indistinto. Tanto un sexo como otro tiene oportunidad de acceder al mercado empresarial explotando una buena idea de negocios correctamente planificada.

No obstante, sí merece la pena hacer una diferencia en cuanto al tiempo del que dispone una mujer y un hombre ya que la primera, además de cumplir un rol profesional, generalmente debe suplir el rol de madre, esposa y; muchas veces, también de ama de casa, lo que la “obliga” de cierto modo a ser mucho más proactiva y productiva a la hora de llevar a cabo sus emprendimientos.

Diferencias entre emprendedoras y emprendedores

Si bien hombres y mujeres son iguales a la hora de emprender, existen ciertos elementos externos de índole exclusivamente social que hacen que emprendedoras y emprendedores no se encuentren ante las mismas condiciones a la hora de poner en marcha sus ideas de negocios, consolidarlos y hacer que los mismos crezcan de la misma manera.

Las principales diferencias que se encuentran son las siguientes:

Mujeres y hombres emprendedores enfrentan obstáculos de diferentes dimensiones. De hecho, las mujeres se encuentran ante mayores dificultades a la hora de conseguir financiación y subsidios para llevar a cabo sus planes de negocios.

Estas dificultades se deben a que las entidades financieras suelen discriminar las magnitudes de las empresas, prefiriendo las empresas grandes y consolidadas a los nuevos emprendimientos. Esto significa una gran desventaja para las empresas femeninas ya que las mismas son más pequeñas.

Además, en caso de obtener financiación, las condiciones son mucho más restrictivas, fundamentalmente en lo relacionado a los requisitos para acceder a préstamos, así como también las garantías que se les exige a las mujeres para recibir cualquier tipo de subsidio y financiamiento.

Los emprendimientos femeninos no son tan ambiciosos como los masculinos, pero se destacan por ser posibles en plazos de tiempo menores.

Los emprendimientos femeninos se caracterizan también por proporcionar mayores fuentes de trabajo que los emprendimientos masculinos.

Estas son algunas diferencias visibles entre emprendedores y emprendedoras. Aún hoy, en el siglo XXI, cuando la mujer ha logrado forjarse con igualdad y demostrar que es capaz de desempeñar múltiples roles a la perfección, algunos sectores de la sociedad continúan poniendo pequeñas piedras a su camino, las cuales no hacen más que empeñarnos aún más en alcanzar la meta que nos hemos propuesto: Triunfar independientemente de las circunstancias!

Similar Articles

Subir