Estás aquí
Home > emprendimiento > La Crisis Obliga a Emprender, pero

La Crisis Obliga a Emprender, pero

Akemi Magazine: Emprender

La Crisis Obliga a Emprender por Necesidad, pero… es Importante Algunos Puntos

Ideas innovadoras, que requieran de mínima inversión, con recursos propios, de rápida implementación, con costes fijos al mínimo y control de cobros y pagos para generar liquidez… Esas son las reglas de oro para emprender en solitario. No las olvides, si quieres que tu negocio crezca.

Es evidente que la situación actual es bien distinta y la necesidad de generar recursos para vivir ha obligado a muchas/os a emprender por necesidad, sobre todo a aquéllas que están desempleadas/os.

Y como en Emprendedoras, por tradición, somos muy positivas y optimistas, también apoyamos a ese segundo grupo de emprendedores. Y tampoco está de más recordar una serie de reglas básicas que debes tener en cuenta si emprendes (siempre, y más si lo haces por necesidad).

  • Evita las prisas. Que necesites generar recursos para vivir no significa que te precipites en las decisiones que vas a tomar. Emprende, sí, pero con mucha cabeza. Analiza el mercado y busca, principalmente, una necesidad por cubrir o un servicio complementario que aporte un valor añadido a algún producto y/o servicio que ya exista.
  • Evita poner un negocio de ‘más de lo mismo’, porque seguro que ‘otros’ ya han pensado igual que tú. Por ejemplo, céntrate en mercados emergentes.
  • Sin prisas, pero sin pausa. Busca un negocio de rápida y sencilla implementación. No te líes en divagaciones filosóficas sobre la idea y no dudes en si es el momento o no de emprender. Recuerda que has decidido hacerlo y es mejor alejar las dudas. Céntrate en emprender al 100%, no en tus ratos libres. Es ahora o nunca!
  • Inversión mínima. A no ser que hayas heredado una fortuna, piensa en un negocio que requiera de una mínima inversión.
  • Endeudamiento, cero. Emprende con recursos propios y si tienes que pedir dinero, que sea poco, a algún familiar o amigo de confianza que te ofrezca cierta libertad de devolución.
  • Y dinero para después. Importante, no te olvides de calcular cuánto y cómo conseguirás dinero para mantenerte una vez que el negocio comience a andar.
  • Costes fijos, al mínimo. Haz cuentas y más cuentas y busca hasta debajo de las piedras. Reduce los costes fijos de tu negocio hasta la mínima expresión. Externaliza todo lo que puedas, excepto tu core business, por supuesto. Eso es sagrado. Céntrate en él y lo demás externalízalo.
  • ¿Sólo ante el peligro? Recuerda que emprendes en solitario, pero eso no significa que no busques colaboración y alianzas en otros emprendedores como tú. Juntos será más fácil y más barato.
  • Cobros y pagos. Esa es la clave para que no mueras a las primeras de cambio. Controla al detalle a todos tus clientes. Calcula los plazos entre cobros y pagos e intenta que estén lo más cerca posible. Eso te asegurará liquidez y tranquilidad para afrontar los retos que surjan.
  • Anticípate. Saca tiempo para mantenerte informado de todas las tendencias de mercado y desarrolla planes B que te ayuden a virar cuando el viento cambie.
  • No te aísles. No te encierres en tu negocio. Sal y conoce a otros emprendedores. Existen muchos foros de emprendedores, tanto On line como presenciales. Aprovecha los contactos para intercambiar ideas y experiencias y, por qué no, compartir clientes. Con ello, contribuirás a que el mercado sea más grande y las oportunidades de negocios sean mayores para todos, y para ti, también.

DÓNDE ENCONTRAR OPORTUNIDADES DE NEGOCIO?

La primera recomendación es que emprendas en un mercado que conozcas, sobre todo para no perder tiempo en investigar otros nuevos y para que no tengas sorpresas. Pero, como no es una regla que tengas que marcarte a fuego, busca oportunidades en todos los sitios.

¿Dónde puedes encontrar ideas?

En tu experiencia laboral, tu formación y tus aficiones. Escucha ideas de tu entorno más cercano. Necesidades no cubiertas, en general, y, por defecto, en el mercado en el que hayas operado anteriormente o conozcas a priori. Si conoces o te posicionas en un sector, analiza lo que hace la competencia, para mejorarlo, y también lo que no hace. Analiza líneas de negocio que hayan abandonado grandes empresas y estudia su viabilidad.

Adapta ideas que funcionan en otros sectores y/o mercados nacionales e internacionales.  Estudia las posibles oportunidades que podrían surgir a raíz de futuros cambios legislativos y/o sociales. Muy importante: mantente constantemente informado (no sólo prensa, sino también estudios e informes). Escucha y observa todo lo que se dice y pasa a tu alrededor. Y, de primeras, no rechaces ninguna idea.

fuente Javier Escudero

Similar Articles

Subir