Estás aquí
Home > salud > LA DESHIDRATACIÓN: PELIGRO AL ASECHO DE TODOS!

LA DESHIDRATACIÓN: PELIGRO AL ASECHO DE TODOS!

LA DESHIDRATACIÓN: PELIGRO AL ASECHO DE TODOS!

Dra. Togarma Rodríguez
Médico fisiatra
Sportmed

Una alimentación balanceada y la práctica del ejercicio son la base de las recomendaciones de los profesionales para mantener una buena salud. Sin embargo, practicar ejercicios y actividad física nos expone a ciertos peligros que es bueno conocer para evitar, uno es: La deshidratación.

Durante la práctica del ejercicio se genera calor que produce nuestro cuerpo por la actividad, a lo que se le suma las condiciones de nuestro clima, sometiendo nuestro cuerpo a unos niveles muy altos de calor.

Es bien sabido por todos que nuestro organismo no tolera altas temperaturas por lo que cuenta con mecanismos de enfriamiento para disipar el calor y proteger nuestro cuerpo. Es por esto que sudamos. Al sudar el agua que se encuentra dentro de las células y dentro de la sangre sale por la piel en forma de sudor para enfriar el cuerpo. El sudor está compuesto por agua y sales (especialmente sodio), así que cuando sudamos no solo perdemos agua, también perdemos sales y ambas pérdidas ponen a riesgo nuestra salud.

La pérdida de agua es lo que llamamos deshidratación, que quiere decir disminución del agua corporal, y se produce cuando perdemos más agua que la que bebemos.  La baja concentración de sodio en sangre se conoce como hiponatremia, sus efectos se muestran en la tabla que aparece más abajo.

La deshidratación provoca una disminución del rendimiento físico al verse comprometidas, entre otras, las funciones cardiovasculares y termorreguladoras, tal como demuestra Coyle y Hamilton, en un estudio publicado en 1990. Esto así porque la sangre al perder agua, se pone más espesa y no puede circular adecuadamente quedando los músculos y el cerebro con poco oxigeno, así lo demostró Aragón-Vargas, en 1996.

Cuando ocurre la deshidratación caemos en un círculo peligroso. Primero  se disminuye el volumen sanguíneo, por lo que el corazón debe latir más rápido para poder llevar sangre a los tejidos, la sangre se pone más espesa, disminuye  del flujo sanguíneo a la piel, se reduce la cantidad de sudor, por lo que aumenta el calor dentro del cuerpo produciéndose el choque de calor, tan temido por los deportistas.

Ante esta situación, solo nos queda reponer el agua y las sales perdidas. La rehidratación es el proceso que compensa la pérdida de fluidos por medio de la ingesta de líquidos (Aragón 1996). Pero no resulta tan simple como tomar un galón de agua. El que las células y la sangre vuelvan a tener la cantidad de agua y sales perdidas, depende de qué tanta agua podemos tolerar en nuestro estómago, es lo que llamamos la tasa máxima de ingestión de líquidos o tolerancia a la ingesta.

También depende de qué tan rápido se vacíe nuestro estómago y qué tan rápido nuestro intestino pueda absorberla, lo que a su vez va a depender también de la composición y balance de la bebida que estemos tomando, como ha quedado demostrado con los estudios hechos por Maughan, 1991; Shi y Gisolfi, 1998; Leiper, et al., 2005.

En este contexto, resulta fundamental determinar las necesidades específicas de cada persona para determinar con rigor los niveles de pérdida promedio y así prevenir y reponer con exactitud.  Es por esto que la NATA (Asociación Americana de Preparadores Físicos), recomienda el cálculo de la tasa de sudoración para optimizar las prácticas de reposición de líquidos en deportistas. La tasa de sudoración se refiere a la relación entre el peso corporal, la ingesta de líquidos y el volumen de orina excretada durante el tiempo de ejecución de un esfuerzo físico. Esta evaluación debe ser realizada por personal experto en el tema.

Es cierto que hemos tomado conciencia de la importancia de tomar líquidos mientras practicamos un deporte y hacemos ejercicio, pero también, tomar agua de más puede producir lo que llamamos hiponatremia hipotónica o sea baja de sodio por dilución, la cual se presenta  cuando se altera la relación que debe existir entre el agua y el sodio en la sangre, debido a una ingesta exagerada de agua.

Por esto recomendamos que si vas a hacer ejercicios o practicar algún deporte, vayas con un personal experto para determinar el promedio de líquidos  y sales que pierdes, ellos te elaborarán una tabla con las cantidades de líquidos y tiempos en que debes ingerirlos, así no solo evitas esos riesgos, sino que mejoraras tu resistencia al ejercicio.

Similar Articles

Subir