Estás aquí
Home > amor > La Diferencia Entre el Hombre y la Mujer

La Diferencia Entre el Hombre y la Mujer

AKEMI Magazine


Dr. Vicente Vargas  Dr. Vicente Vargas Lemonier
 – Psiquiatra – Psicoterapeuta



Los hombres son de Marte, las mujeres son de Venus según el psicólogo norteamericano Jhon Gray quien establece esta diferencia de los sexos no solamente desde el punto vista anatómico, sino psicológico.

Este señala que ambos se comunican de forma diferente y que sienten, perciben, piensan, reaccionan, responden, aman, necesitan, y valoran de forma diferente. Señalando que cuando las personas se hacen consciente de la diferencia pueden aceptarla mejor y vivir con menos tensión en la vida de pareja.

Con frecuencia las personas se sienten frustradas y enojadas con su pareja porque esperan que el otro sea como ella y que le guste lo misma que a ella o que sienta como se siente ella.

Una queja frecuente de uno y otro es: que el hombre no habla con la mujer; y del hombre que ella no lo escucha. Mientras el busca soluciones ella quiere empatía.

Si él no habla ella se siente ignorada y se resiente; él no sabe que si  ella comprende puede cooperar.

El hombre no sabe que si la escucha sin presionarla ni criticarla ella sentirá su apoyo, ella quiere ser amada y apreciada. Ella desea hablar de la relación. Quiere verse bien y que a él le guste  y se lo diga siempre y cada vez que ella se cambia de ropa o va al salón.

Ella quiere cambiar cosas de la casa y  el no ve porque hay que cambiarlas si funcionan. A veces  ella solo quiere compartir sus sentimientos acerca de su vida y el cree que debe ayudarla y la interrumpe para darle soluciones. El hombre debería saber que la mujer habla para acercarse y no para buscar soluciones.

Él dice que ella siempre está tratando de cambiarlo y ella dice que él es un “sabelotodo”.  Él se interesa en logros y en el dinero, ella en el romance. A él le interesa el deporte, los carros, la tecnología, a ella la moda, el crecimiento humano y el romance.

La mujer trata de cambiar el comportamiento de un hombre  cuando este se equivoca y le brinda consejos y críticas que a él lo enfadan y lo hacen sentir vulnerable. Él se siente mejor resolviendo sus problemas y si ella opina el corta la comunicación se mete en su cueva volviéndose más distante, insensible y olvidadizo. Se dedica a leer periódicos, ver televisión, hacer ejercicios, deportes o actividades para distraerse y “botar el golpe”…

El hombre no tiene conciencia de lo distante que se torna cuando no habla de sus preocupaciones. El hombre estresado se enfoca en sus problemas y se olvida de la pareja y la mujer con estrés se siente bien quejándose y desahogándose. Quiere y necesita ser escuchada para que la tensión desaparezca.

El hombre necesita ser necesitado y esto lo estimula, la mujer se estimula si se siente apreciada. Si el hombre no se siente necesitado se vuelve pasivo y sin energía y  en el caso contrario se siente con energía y tiene más para dar. Ella si no se siente apreciada se agota y se siente explotada. Para un hombre no ser necesitado es morir poco a poco y las mujeres se siente felices cuando se responde a sus necesidades y cuando siente que no están sola.

La mujer necesita conocer los límites de lo que puede dar sin que el hombre se resienta. A el hombre hay que enseñarlo a dar y esto lo estimula a dar. La mujer tiene miedo a recibir y el hombre tiene miedo a dar. El hombre quiere pero tiene miedo a dar y no lo intenta por temor a fracasar y deja de dar a quien más quiere por miedo a fracasar.

Muchas mujeres no saben lo que son los hombres y hasta qué punto ellos necesitan amor. Para muchos hombres  que no tuvieron un modelo de pareja les resulta difícil permanecer enamorado, casarse y tener familia y es por eso que desisten de mantenerse en una relación.

Las palabras en la boca de un hombre tienen diferente significado por los que las malas interpretaciones son frecuentes. Y uno y otra necesitan expresarse libremente con alguien que les pueda escuchar de manera empática y para eso las parejas necesitan con mucha frecuencia asistir a una terapia de pareja con un terapeuta experimentado en psicoterapia marital o de pareja.




Similar Articles

Subir